RED Académica
POLÍTICA PÚBLICA DE DISEÑO
Alejandro Briseño Vilches Mtro.
El diseño como aportación a la economía del País.

La implementación y seguimiento de una política de diseño en México es fundamental y necesaria, es la base de una integración de diversas áreas desarticuladas que operan hoy en día en el ámbito privado y público, esta política ayudaría a impulsar los beneficios que el diseño puede aportar en distintos ámbitos, como es en el cuidado del medio ambiente, consolidar la identidad del país con la riqueza del grafismo y el producto nacional que nos distingue, así como fortalecer uno de los indicadores que rigen las economías, el de la vinculación con el sector productivo para mejorar la derrama económica del país.

Una de las primeras acciones a proponer, es continuar y fortalecer la sinergia del sector o gremio de los diseñadores de los distintos estados del país, con la finalidad de "conocernos para ser reconocidos" y esto implica un diagnóstico que identifique las capacidades y beneficios que el diseño puede generar como herramienta de valor.

Hoy en día existe un movimiento para generar iniciativas que lleven a consolidar una política de diseño estas acciones son realizadas por un grupo de diseñadores y medios que representan un punto de referencia de las distintas áreas de diseño del distrito federal, encabezada por el diseñador Julio Frías, que desde mi punto de vista es uno de los diseñadores con más dominio y experiencia en el tema; están realizando trabajo colaborativo entre la Comisión de Economía de la H. Cámara de Diputados, el gremio de diseño que propondrán y evaluarán las diversas iniciativas que se vayan presentando en la elaboración de una Política de Diseño para México.

Este grupo compuesto por destacados académicos, diseñadores independientes, representantes de asociaciones y despachos de diseño, trabajará en cinco áreas principales, siendo la primera economía y negocios, seguida de sustentabilidad, cultura e identidad nacional, educación y ciencia/tecnología.

Es importante mencionar que este movimiento es incluyente, por lo que las propuestas de diversos colegios y grupos de diseño en el centro e interior de la República son altamente valoradas; tal es el caso de los grupos de diseñadores de Guanajuato, Mérida, Guadalajara, Baja California, Querétaro, entre otros.

Se tienen necesidades fundamentales desde mi particular punto de vista para las empresas y los diseñadores, que tiene que ver con las áreas de economía y negocios la primera es fortalecer a las empresas con la creación de nuevos productos invertir en el desarrollo de diseño con la vinculación de diseñadores-empresa o crear áreas de diseño al interior de las empresas.

Desde hace años han existido diferentes acciones y escenarios en la actividad productiva del país, generadas después del tratado del libre comercio de América del norte (TLCAN) con el objetivo de hacer un blindaje y apoyar el producto nacional como la campaña HECHO EN MéXICO realizada para fortalecerlo, en su momento con resultados mediáticos con buen éxito, solo que los alcances estaban muy limitados, ya que faltaba el ingrediente del diseño en el producto, probablemente en aquel tiempo no se tenía la visión o el conocimiento de los beneficios que el diseño aporta y que hoy en día no basta solamente la calidad de los materiales o un producto económico para sobrevivir en el mercado, sino una serie de aspectos y componentes que hace que un producto sea de calidad PERSE, como son los atributos de un buen diseño.

Un buen diseño consta de estética, funcionalidad, ergonomía, el costo, y sobre todo centrado en el usuario, además de un ingrediente vital, la creación conceptual del producto como lo define Terence Conran.

Me gusta pensar que el 98% del diseño es sentido común, lo que realmente lo hace interesante y lo convierte en un reto es el 2% restante, lo que podría denominar "la estética" en este punto las aguas turbias empiezan a subir. Muchos productos que alcanzan el 98% son evidentemente buenos: pero aquellos que poseen el extra del 2% tienen un ingrediente mágico que los clasifica en otra categoría. Es este 2% que marca la diferencia entre algo que es perfectamente aceptable y aquello otro tan especial que todo el mundo quiere tener.

Desde mi opinión el ingrediente mágico del 2 % es "la emoción" que produce el diseño de un producto a la gente, este valor intangible muchas veces indescriptible que es el detonante para la toma de decisiones en la adquisición de un producto.

Por un lado existen esfuerzos sustantivos de apoyo al sector productivo otorgados por el gobierno tanto federal como estatal que son enfocados básicamente para la producción, promoviendo y fomentando el desarrollo de los procesos productivos y la capacitación, de tal forma que la innovación esta reducida en la reordenación de líneas de producción de mejoras en los procesos de producción y quedando rezagados los apoyos al diseño industrial, la creación del diseño y desarrollo de nuevos productos, si se apoya estas áreas sería un complemento vital que fortalecería a las empresas mexicanas en la búsqueda y extensión de nuevos mercados tanto nacionales como extranjeros.

En el artículo "el diseño en tiempos de crisis", en la feria del mueble en Valencia, la misma consejera de Industria, Comercio e Innovación de Valencia, Belén Juste, reconoció la importancia del componente del diseño en el momento actual cuando declaró; "Nosotros no podemos luchar contra jornadas de trabajo maratonianas o bajos sueldos. En cambio, si podemos ofrecer productos diferentes, con un plus de diseño, de innovación y una excelente relación calidad precio No queremos ser los reyes del bajo coste, sino de la calidad añadida."

Un caso interesante en el terreno gubernamental han sido las políticas de innovación y diseño industrial postuladas por España en 1983, las cuales evidenciaban una clara voluntad de trazar una senda que condujera al país hacia el desarrollo a través del estímulo de la producción, y a la vez eran la estrategia a seguir para llegar a una meta concreta: el pase de entrada a la Comunidad Europea.

Para ello fue creado el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial adscrito al Ministerio de Industria y Energía, el cual diagnosticó las fallas de diseño en el sistema productivo y en base a dicho estudio hizo seis recomendaciones generales:
* Implementar la política de diseño de forma reflexiva y cauta, sin triunfalismos, escatimando esperar tres años para comenzar a ver resultados.
* Debe hacerse de forma modélica, es decir, la política de promoción del diseño debía acompañarse con la acción modelo de alguna empresa pública de carácter productivo para mostrar resultados y las ventajas de la aplicación y gestión de diseño.
* Debe ser descentralizada, flexible y adaptable, dependiendo de las zonas geográficas y su tipología industrial.
* Debe ser global, o sea, las acciones previstas deben cubrir la totalidad de los sectores industriales y especialidades del diseño.
* Se debe asociar al concepto de innovación y al diseño de ingeniería.
* Debe ser programada a corto y mediano plazo.

La gran mayoría de las distintas áreas que influyen en el desarrollo tecnológico de nuestro país, como son las Universidades, centros de investigación, empresas, cámaras operan muchas de ellas de forma independiente con poca o nula vinculación de sus actividades o proyectos entre sí, incluso mucho menos contemplan la consideración del diseño en sus proyectos, con la relevancia que en otros países lo han hecho, tal es el caso en Toronto, el Design Exchange o DX, su función principal es la promoción del diseño para los negocios y el público en general, que realiza exposiciones, talleres, y otras publicaciones. Se enfoque es principalmente hacia el empresariado a través de sus servicios de negocios para lo cual, crearon el Directorio del Diseño, con la finalidad de asesorar a las compañías sobre quiénes son los especialistas que necesitan para desarrollar sus proyectos.

En el 2003 se realizo en Guadalajara el Workshop con el Design Exchange en la Universidad de Guadalajara sede de dicho evento, se convocaron a distintas Universidades del Estado y el sector productivo con la finalidad de desarrollar proyectos vinculados en la región, cabe mencionar que actividades de este tipo se han realizado de manera constante y atomizada en las distintas ciudades del país, detectando que no logran una cohesión de los atributos del diseño.

APORTACIóN DE INICIATIVAS A REALIZAR UNA POLíTICA DE DISEñO

Que el gremio de diseño genere el directorio estatal y nacional de las distintas áreas o disciplinas que existen en el país para que sirva de referencia en la Secretaría de Promoción Económica. Con la finalidad de tener un record histórico de las empresas, despachos de diseño que existen en el país, propiciando que esta base de datos sea la referencia estadística de diseño en el país.

Apoyar al Instituto de la Propiedad Industrial con mas recursos económicos que permita realizar un proyecto en la generación de bancos de datos e imágenes nacionales e internacionales, lo mas completas posibles que facilite hacer búsquedas de Patentes, Diseños Industriales y Diseños de Utilidad a las Universidades Centros de Investigación y Empresas que lo demanden; con la finalidad de evitar la copia de productos y aportar en el proceso de diseño en la búsqueda de objetos existentes antes de diseñar un producto.

Aplicar la leyenda de DISEñADO EN MéXICO en los productos del País, no solo la de HECHO EN MéXICO.

Propiciando la generación de un reconocimiento, posicionamiento y promoción del diseño en nuestro país.

Priorizar y establecer un porcentaje económico en los fondos y apoyos económicos de gobierno federal y estatal a proyectos que se realicen de forma vinculada; Universidades, centros de investigación y empresas que desarrollen nuevas tecnologías, nuevos materiales, nuevos productos.

Exentar de pago a las Universidades y Centro de investigación en Patentes, Registros de Diseños Industriales y Diseños de utilidad, con la finalidad de fomentar e impulsar la vinculación de dichos organismos con el sector productivo a través de la protección industrial en el País.

Socializar y evaluar las políticas planteadas por el gremio de los diseñadores, con otras instituciones o dependencias que pueden aportar en el desarrollo de nuevos productos (esquema 1).

Otra problemática es referente a la función gubernamental actual, esta tiene que ver con la parte gráfica de las empresas, actualmente se tiene una desvinculación entre las dependencias de gobierno, Hacienda que es la dependencia encargada de dar de alta a la empresa y otorga el RFC (registro federal contribuyente) para poder operar un negocio o empresa de servicio o producto, y por otro lado esta el IMPI (instituto mexicano de la propiedad industrial) que una de sus funciones es generar los registros de marca de la empresa, porque toda nueva empresa debe tener una marca con la finalidad de diferenciarse y posicionarse en el mercado, la problemática que se percibe es que en hacienda no se tiene acceso a la base de datos de las empresas que están dadas de alta caso contrario en el IMPI donde si se tiene acceso, solo que el registro es de forma voluntaria para quien lo solicite y como el registro de la marca en el IMPI tiene un costo; $2,167.83 Por el estudio de una solicitud para el registro de una marca hasta la conclusión del trámite o, en su caso, la expedición del título[5] un buen número de empresarios deciden no registrarse dificultando así para los diseñadores y la empresa la búsqueda real de marcas existentes.

En el proceso de diseño del desarrollo de una imagen en la primera etapa que obedece a la investigación se hace la búsqueda fonética ante el IMPI, con la finalidad de asegurar que el nombre no exista, si es así debe continuar con la propuesta de diseño y si ya esta dado de alta, se propone al empresario el cambio o ajustes a la propuesta fonética.

Esto repercute tanto en el trabajo del diseñador como en el empresario porque la información es incompleta, debido a que no todas las empresas están obligadas a registrar sus marcas y productos, generando un deficiente control en las marcas que existen en el mercado.

APORTACIóN DE INICIATIVAS A REALIZAR UNA POLíTICA DE DISEñO

Que el registro de marcas ante el IMPI sea obligatorio, así como lo hace hacienda a todas las empresas con el Registro Federal Contribuyente.

Que las marcas registradas, incluyan el nombre del despacho que realizo la marca. (El trámite será obligatorio para todas aquellas personas que se den de alta en Hacienda que generen una empresa o comercio).



Fortalecer a las empresas de nueva creación, con una imagen gráfica adecuada y funcional y apoyarlas con la protección industrial ante el IMPI de su marca, con beneficios de los programas económicos de Gobierno del Estado.

Apoyar al Instituto de la Propiedad Industrial con mas recursos económicos para realizar un proyecto en la generación de bancos de datos e imágenes nacionales e internacionales, lo mas completas posibles facilitando las búsquedas de registros de marcas, búsquedas fonéticas a las Universidades, Centros de Investigación y Empresas que lo demanden; con la finalidad de evitar la copia de marcas e imágenes corporativas y aportar en el proceso de diseño en la búsqueda de imágenes existentes del giro comercial o la clase que pertenece ante el IMPI antes de iniciar el diseño.

CONCLUSIONES

Durante muchos años la revolución industrial fue la plataforma de la economía implementando escalas masivas de producción, sistematizaciones de procesos de producción, fabricación de productos en serie, después se complementa con el "bum" de la informática, el manejo de la información, la funcionalidad y comunicación de datos y ahora, la creatividad funge como uno de los papeles mas importantes del inicio de este siglo veintiuno, aportando soluciones a problemas existentes por grupos interdisciplinarios, basados en el pensamiento de diseño o llamado Design Thinking está basado en las soluciones centradas en el usuario, bajo un esquema integral, considerando todos los aspectos que rodean la creación de un producto desde su concepción hasta la reutilización del mismo, cuando su ciclo de vida ha concluido.

Con el ánimo de ser incluyente en el beneficio del entorno de los productos y el buen vivir o mejor dicho mejorar la calidad de vida de nuestro país, el diseño sería un ingrediente perfecto para complementar esos ideales, la implementación de una política pública de diseño seria el camino mas adecuado para garantizar la integración del diseño.

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

1 http://www.mexicandesign.com

2 Terence Conran. Diseño, Ed. Blume, España 1997, 14.

3 Marco A Hernández. Revista, Ambientes. 2008.Pág., 39.

4 http://www.analitica.com Elina Pérez Urbaneja

5 http://www.impi.gob.mx

 

 

 



[1] http://www.mexicandesign.com

[2] Terence Conran. Diseño, Ed. Blume, España 1997, 14. 

[3] Marco A Hernández. Revista, Ambientes. 2008, 39.

[4] http://www.analitica.com,  Elina Pérez Urbaneja

[5] http://www.impi.gob.mx

Perfil del Autor

Alejandro Briseño Vilches Mtro.
(Guadalajara). Diseñor Industrial en la Facultad de Diseño de la Universidad de Guadalajara. Realizó los diplomados en Diseño Gráfico, en Ergonomía en UDG, diplomado en Propiedad Intelectual en el TEC de Monterrey. En 2001 obtiene el grado de Maestro en Desarrollo de Producto. Se desempeña como docente en la UDG y el TEC de Monterrey y es Director de Trazo Diseño siendo consultor de diseño de empresas como: Göethe Institut, Estudios Orea, Estudios American, Universidad Marista, Universidad Unedel Masters Financieros, Club de la Colina y del Club de Golf Palomar Country Club, actualmente es Jefe de la sección de diseño de la Cámara de Comercio.
REDiseño ® es una marca registrada ante el IMPI con folio No. 960008.