Creadores de luz
Por Ana Alabert

 Desde los descubrimientos de Thomas Alva Edison hasta nuestros días, se han sucedido vertiginosas innovaciones que nos obligan a elegir entre infinitas opciones para iluminar nuestros espacios vitales. La luminotecnia es la ciencia que estudia la producción de luz. Aquí un repaso por algunas de las propuestas más innovadoras en el mundo


Siempre existe una historia fascinante detrás de nuestras acciones cotidianas más obvias. Algo tan simple como presionar un interruptor para encender una luz tiene una serie de implicaciones que se vuelven más complejas a medida que nuestras necesidades se hacen más específicas. Si para nuestros ancestros una lámpara de aceite era suficiente para encender cualquier lugar, ahora las cosas ya no son tan sencillas. 

Inconscientemente, cuando se compra un foco, una lámpara o una luminaria se toman una serie de decisiones que están subordinadas al espacio que se quiere iluminar, al consumo que se desea darle, a la función que tendrá la luz, al estado anímico que se busca evocar y a otros muchos condicionantes. 

La ciencia que reside tras el nombre de luminotecnia comenzó su historia con los primeros experimentos de iluminación eléctrica que realizó el químico británico Humphry Davy en las primeras décadas del siglo xix. Diversos desarrollos posteriores llevaron a Thomas Alva Edison a inventar su lámpara de filamento de carbono en 1879. Desde ahí sigue una historia de transformaciones destinadas a prolongar nuestras actividades diarias más allá de las horas de luz solar. 

Existen infinitas opciones para iluminar el entorno con luz artificial. Existen foros especializados en luminotecnia dedicados a explorar y mostrar esas opciones. Algunos de esos foros no están muy lejos de México, como Lux America 2008, Noveno Congreso Panamericano de Iluminación, organizado por la Asociación Argentina de Luminotecnia (AADL). Existen también consultorías especializadas en iluminación de espacios; empresas o despachos de diseño y producción de luminarias; artistas de la iluminación; distribuidores internacionales y comerciantes locales; imitadores de diseños clásicos, históricos, contemporáneos, vanguardistas o experimentales, y hasta terapias con luces de color. 

Hay tantas opciones que uno se pregunta qué es lo siguiente que imaginarán los diseñadores. Más allá del aspecto técnico de atrapar esa manifestación de la energía a la que se llama luz, ya sea mediante calentamiento o descarga, lo que hoy interesa a los diseñadores es la influencia que tiene en el bienestar y en el ánimo de sus congéneres. En contrapartida, la preocupación principal de los gobiernos en los países desarrollados reside en el ahorro energético. España acaba de aprobar una ley que condena al destierro a las bombillas (focos) incandescentes. En tres años deberán desaparecer del país unos 350 millones de esos focos, que los consumidores estarán obligados a sustituir por otros de bajo consumo. 

Un importante punto de encuentro entre estas dos posturas lo constituye Artemide, empresa cuyo nombre está unido al diseño y la innovación, y que desarrolla novedosos conceptos y productos a la vanguardia en la experimentación y la investigación; esta empresa alberga a muchos de los mayores artífices del diseño contemporáneo, entre los que se encuentran Karim Rashid, Ross Lovegrove, Naoto Fukasawa, Carlotta de Bevilacqua y Herzog & de Meuron.

REDiseño ® es una marca registrada ante el IMPI con folio No. 960008.