Pedaleo con clase
Luis Roca
En los años recientes, la bicicleta ha sido concebida no sólo como un medio de transporte, sino como un objeto de estilo de vida. Las hay para todos los gustos: para los deportistas intrépidos, para los aventureros montañistas y claro, para los usuarios citadinos.

Norman Copenhagen, la reconocida firma danesa de productos para el hogar, mobiliario e iluminación, no se ha quedado atrás en esta tendencia, y ha desarrollado su propia bici.

¿Y qué otro sello distintivo podría tener? Acorde a su prestigio bien ganado en el mundo del diseño, la firma desarrolló un producto que destila serenidad y mucho estilo.

Con un estilo retro, que nos hace recordar a las bicicletas usadas en los lejanos años 50, el velocípedo de Norman Copenhagen resalta por su atractiva combinación de color en gris antracita, junto al verde claro que se encuentra en el asiento, los puños y la cadena. Con ello, se confirma el enfoque de distinción, interesante y divertido que es política de la marca al crear sus vanguardistas productos.

Según la marca, la bicicleta se ha diseñado para el hombre que elije activamente dar un paseo cerca de un lago, o completar el camino de la oficina a casa. La bicicleta es bastante cómoda, ligera y con engranaje de una velocidad, ideal para el uso en la ciudad.

Diseñada por Ann e Lehmann , la bicicleta se puede adquirir en 2,180 dólares. ¿Por qué ese precio? Simple: cada una de las bicicletas de edición limitada son hechas a mano por constructores profesionales.
REDiseño ® es una marca registrada ante el IMPI con folio No. 960008.