El alemán perseverante
Por Fernanda Guerra

 Una mentalidad alemana y una educación inglesa dieron como resultado a uno de los más prometedores diseñadores de la actualidad. Su nombre es Kostantin. Su apellido, Grcic 


Fanático de Lorca, Hemingway y Pippi Longstockin; Konstantin Grcic es uno de los pocos diseñadores cuyo trabajo es, hasta cierto nivel, artesanal, pero sin perder su estilo austero, minimalista y simple. 

Grcic inicia todos sus proyectos de la misma manera: primero imagina cómo será la vida de su producto, y cómo será utilizado una vez finalizado. Después, hace un modelo de papel, y, por más torpes que parezcan, Grcic insiste en que esta es la mejor manera de crear un producto ya que éste será instintivo y distintivo. Cuando la maqueta está finalizada, sus dimensiones son computarizadas en su estudio en Munich. Ahí la máquina calcula la estabilidad del producto, flexibilidad necesaria del material, cantidad requerida de material, etcétera. 

Esta manera de crear objetos se debe a sus inicios en el mundo del diseño industrial. Su educación inicio en Inglaterra cuando aprendía el oficio de hacer gabinetes, aquí también aprendió de la sensibilidad de los materiales. En 1988 ingresó al Royal College of Art en Londres, y es ahí donde su fascinación por hacer objetos adquirió una nueva dimensión. Sus objetos son creados tras una meticulosa investigación histórica del producto y una pasión por nuevas tecnologías y materiales. 

Entre todos los premios que ha recibido Grcic, se encuentra la lámpara Mayday que ganó el Compasso d’Oro en el 2001, y a su vez fue seleccionada para la colección permanente del Museo de Arte Moderna en Nueva York. 

www.camper.com

REDiseño ® es una marca registrada ante el IMPI con folio No. 960008.