Arquitectos de su propio diseño
Por Isabel Sánchez Ruiz

 Los arquitectos se rodean de un equipo de trabajo multidisciplinario para subirse al tren del diseño. El prestigio que comporta diseñar para Alessi, para Foscarini, para Artemide y otras muchas firmas de diseño, es una dulce tentación que pocos quieren rechazar


Los tiempos cambian a la velocidad de un parpadeo. Como las células de nuestro cuerpo que se renuevan en la noche, cuando despertamos ya nada es igual que el día anterior. Un espíritu entusiasta diría que ese hecho es una maravilla, que ante nuestros ojos aparece cada mañana un día nuevo en el que descubrimos nuevos desafíos. Pero no hay que perder la referencia del día anterior. Lo que ocurrió en tiempos pasados nos pone en perspectiva.

Mientras que hoy decimos que el diseño y el arte confluyen en algún punto porque los vemos como caminos separados, en la época de Gaudí la arquitectura, el diseño de mobiliario, de interiores y el arte eran el resultado de una misma contemplación de la configuración del espacio habitable.

Salvando las distancias, no parece que la forma de abordar los proyectos de Gaudí diste mucho de la actual. Este arquitecto catalán se rodeaba también de lo que ahora llamamos un equipo multidisciplinar. Contaba con artesanos ebanistas, forjadores y vidrieros, que partían de las maquetas tridimensionales moldeadas en el taller del arquitecto. Para ellos, la especialización de sus oficios era un factor fundamental en la elaboración de cada pieza: una silla profusamente ornamentada, el barandal de una escalera o el vitral de una ventana.

Sin embargo, mientras que Gaudí “diseñaba” pensando en la persona que iba a habitar su casa, que iba a sentarse en su silla, a agarrar el picaporte de su puerta o abrir la puerta de su balcón para ver la ciudad, ahora los objetos no se diseñan para usuarios con nombre y apellidos. Hemos pasado de la ergonomía personalizada, a la ergonomía estandarizada.

La curiosidad por descubrir cuáles son los motivos de los arquitectos para dedicarse también al diseño industrial, de mobiliario o de objetos, está presente en las preguntas que nos hacemos hoy y olvidamos que en los tiempos del Modernismo lo más natural era, precisamente, el diseño integral. Claro que la perspectiva del tiempo cambia el punto de vista y en nuestros tiempos, lejos de la concepción naturalista de Antoni Gaudí, residen, tras el diseño industrial de algunas firmas de arquitectos, motivos de otra índole.

Los arquitectos se suben hoy al tren del diseño de objetos porque su equipo de trabajo multidisciplinar cuenta también con profesionales de diversos ámbitos. Aunque es más raro que esas firmas diseñen para sus propios espacios; lo hacen invariablemente invitados a formar parte de colecciones de otras firmas consagradas. El prestigio que comporta diseñar para Aless i, para Foscarini, para Artemide , y otras muchas compañías de diseño famosas en otras latitudes, es una dulce tentación que pocos quieren rechazar.

.

REDiseño ® es una marca registrada ante el IMPI con folio No. 960008.